Guerra de Divisas Explicada

Parece extraño para la mayoría de los miembros del público general e incluso para algunos traders de Forex, pero muchos países en realidad buscan debilitar sus monedas, interviniendo en los mercados de una manera que cause la devaluación de la moneda. Durante los tiempos de recesión, la devaluación de la moneda a menudo se convierte en una herramienta adecuada para poder proporcionar una ventaja competitiva para un país y ayudar a estimular el crecimiento económico. Sin embargo, cuando un país comienza a devaluar su moneda, otros países probablemente actuarán para anular esa ventaja. Cuando esto sucede, se dice que hay una guerra de divisas en curso, ya que los países se esfuerzan por mantener bajo el valor de sus propias monedas frente a otras monedas.

¿Por qué es deseable una moneda débil?

Durante épocas de expansión económica, muchos países, de hecho, prefieren monedas fuertes. Estas monedas fuertes permiten a los ciudadanos comprar más y una moneda fuerte puede conducir a una mayor calidad de vida. La moneda más fuerte también ayudará a mantener la inflación bajo control.

Una moneda débil, sin embargo, tiene sus propios beneficios - al menos los países creen que sí. Cuando su país tiene una moneda más débil, en comparación con sus homólogos, sus exportaciones son más baratas y más atractivas. Japón es bien conocido por su deseo de mantener una moneda relativamente débil. Esto es debido a que mantiene el precio de las exportaciones más bajo, de modo que la gente de otros países querrá comprarlo. Lo mismo se puede decir de China, un país que prefiere un yuan más débil frente al dólar, ya que significa que más estadounidenses van a comprar productos chinos más baratos.

Con los precios de exportación más bajos, un país puede vender más productos a otros países. Esto, a su vez, puede crear puestos de trabajo ya que el país con la moneda más débil debe producir más bienes con el fin de satisfacer la demanda de productos baratos. Tal situación también puede impulsar el crecimiento económico. La devaluación de la moneda puede conducir al crecimiento económico, por lo que muchos países están interesados en una moneda más débil en tiempos de recesión.

¿Cómo puede un país debilitar su moneda?

Una estrategia empleada por los países para mantener débiles sus monedas es crear un vínculo. Recientemente, Suiza introdujo un techo máximo con respecto al euro, lo que recuerda mucho al vínculo. Preocupada por la rapidez con que el franco se apreciaba frente al euro, Suiza decidió vincular el franco al euro, para que el franco sólo pudiese subir una cantidad determinada frente al euro.

Hay también otras maneras para que un país debilite su moneda:

  • Tipos de Interés Más Bajos El método preferido entre los bancos centrales al tratar de debilitar las monedas es reducir los tipos de interés. Cuando un país tiene una tasa de interés más baja, su moneda es menos atractiva. El ahorro es menos atractivo, ya que el rendimiento es muy bajo. Como resultado, los inversores buscan activos de mayor rendimiento y la moneda puede perder valor frente a otras monedas.
  • Aumentar la oferta de dinero: En algunos casos, un país puede simplemente crear dinero de la nada. El aumento de la oferta de dinero significa que hay más cantidad de una moneda, lo que reduce su valor. En términos básicos, la oferta supera a la demanda, y eso significa que el valor de la moneda no tiene adonde ir sino hacia abajo. El aumento de la oferta de dinero se puede hacer a través de la compra de los activos propios de un país. En Estados Unidos La Reserva Federal puede aumentar la oferta de dinero mediante la compra de Tesoro, o incluso la compra de los bonos propios de los países. La Fed esencialmente crea nuevo dinero para este propósito y eso aumenta la oferta de dinero. Esta táctica se llama flexibilización cuantitativa, mientras que el esfuerzo de una sola vez por aumentar la oferta de dinero se llama intervención en la moneda.
  • Un país también podría comprar activos de otro país. Una de las formas en que China ha sido capaz de lograr un yuan más débil en relación con el dólar estadounidense es mediante la compra de activos de Estados Unidos. Esto significa que hay una mayor demanda de dólares y el valor del dólar se mueve al alza, ayudando a que el yuan se mantenga débil - como estaba previsto por el gobierno chino.

Por supuesto, estas tácticas pueden ayudar a devaluar una moneda, pero pronto otros países se estarán uniendo, tratando de devaluar sus propias monedas para tener los beneficios de las exportaciones a precios competitivos y una economía en crecimiento.

En algunos casos, los países que tratan activamente de devaluar sus monedas son castigados por los demás mediante el aumento de los impuestos y por medio de las restricciones comerciales que hacen que sea difícil para los productos más baratos comprarse en tan gran número.

Problemas que surgen de las guerras de divisas

Mientras algunos argumentan que una moneda más débil puede ser útil en tiempos de recesión económica, otros señalan que hay problemas con la guerra de divisas que pueden causar aún más problemas.

Uno de los mayores problemas es que el intento por parte de varios países por devaluar sus monedas a la vez - y beneficiarse de ello - en realidad puede conducir a la inestabilidad. Cuando todo el mundo está tratando de ganar la mano a través de manipulación de la moneda, puede hacer que la economía de mercado global se muestre cada vez más inestable. Con el tiempo, eso puede desalentar la inversión y el comercio, lo que en realidad limita el crecimiento en lugar de fomentarlo.

Muchas personas, sin embargo, creen que el mayor riesgo que representan las guerras de divisas es la inflación generalizada. Cuando aumenta la oferta de dinero, y mientras las monedas se devalúan, los precios suben. Una unidad de moneda compra mucho menos de lo que solía comprar. El poder de compra de los ciudadanos disminuye. En cierta medida, la inflación es un subproducto deseable del crecimiento económico. Sin embargo, el exceso de inflación ahoga el crecimiento y acaba con los ahorros de la clase media. Cuando esto sucede, todo el sistema se vuelve inestable y puede dar lugar a un colapso económico. Algunos temen que la guerra de divisas, especialmente en una economía global que se ha vuelto muy integrada, pueda llevar a la hiperinflación generalizada y serios problemas para todo el sistema. Una guerra de divisas sin cuartel podría dar lugar a una serie de problemas para la economía mundial, y resultar en una economía de nadie lo suficientemente estimulada.

Acusaciones de manipulación de divisas

Por supuesto, siempre hay acusaciones de manipulación de monedas. EE.UU. ha estado acusando a los chinos de devaluar artificialmente el yuan durante años. Como resultado, EE.UU. amenaza con aumentar los aranceles sobre las importaciones chinas a América y ha estado tratando de ejercer presión sobre China para que permita que su moneda se aprecie (y que la de ellos se deprecie con respecto al yuan).

Últimamente, sin embargo, Japón ha sido uno de los casos más flagrantes de devaluación de la moneda. Las autoridades japonesas han intervenido varias veces en 2011 para mantener el yen más bajo con el fin de impedir que las exportaciones lleguen a ser demasiado caras. De hecho, hay algunos comentarios de que Japón podría emplear algunas medidas más para mantener la moneda baja mientras trabaja en reconstruir las zonas devastadas por el tsunami en marzo.

Mientras que EEUU apunta hacia China y Japón, también toma medidas destinadas a mantener el dólar débil. Sin embargo, las tácticas de Estados Unidos no son tan evidentes como las utilizadas por China o Japón. De hecho, los esfuerzos de alivio cuantitativo hacia el final de 2010, fueron criticados por los líderes de la zona euro, que estaban molestos por la totalidad de la degradación de la moneda. Mientras que el Banco Central Europeo tiene sus mecanismos de crédito y la capacidad de participar en la devaluación de la moneda, hasta ahora ha utilizado esa capacidad más bien con moderación. Mientras que EE.UU. y Japón insisten en mantener tipos de interés bastante bajos, el BCE subió los tipos de interés en julio de 2011. Con los rumores de QE3 en los EE.UU. comenzando de nuevo, existe la posibilidad de que podamos ver una guerra de divisas sin cuartel en algún momento pronto.

¿Qué está pasando ahora?

Hasta el momento, aunque ha habido algunos intentos de debilitar diversas monedas, una guerra de divisas en toda regla todavía tiene que surgir a gran escala. En su mayor parte, los intentos aislados de devaluación de la moneda para promover estímulos económicos se han visto en diferentes países (y zonas monetarias). Sin embargo, estos intentos han sido relativamente pequeños y no han resultado en un gran grado de inflación, todavía.