¿Por qué es importante el mercado de Forex?

El mercado de divisas es el más grande y líquido de los mercados financieros. Sin embargo, su propósito es difícilmente comprendido por los legos. A diferencia de un mercado de valores, que se centra principalmente en ayudar a empresas establecidas a recaudar capital de un gran número de inversores, el mercado de Forex sirve una multitud de propósitos. Esta guía explica la importancia del mercado de divisas y su papel en la formación de la economía de un país. La importancia del mercado de Forex se puede entender mediante el estudio de su papel en la economía de un país. El mercado de divisas existe principalmente para satisfacer las necesidades monetarias de los exportadores, importadores y viajeros. A diferencia de los mercados de acciones, el mercado de divisas no es un mercado orientado al inversor. Los inversores son un requisito esencial para que funcione un mercado de acciones. En cambio, el inversor necesita la existencia del mercado de Forex para hacer inversiones en el extranjero. Sin la participación de los inversores y los especuladores, el mercado de divisas seguirá funcionando. El mercado de Forex es necesario para las siguientes funciones clave que impulsan la economía de un país.

Comercio internacional

Los exportadores tendrán la necesidad de convertir los pagos recibidos de un comprador extranjero a su moneda local. Asimismo, los importadores tendrán la necesidad de convertir su moneda al dólar para la compra de bienes en el extranjero. Además, las grandes empresas de negocios tendrán la necesidad de dólares para establecer su sucursal, almacén o fábrica en otro rincón del mundo. Incluso para la terminación de una fusión o un acuerdo de adquisición, la conversión de divisas es una necesidad. Estas necesidades sólo se pueden satisfacer a través del mercado de Forex.

Liquidaciones de instrumentos financieros

Muchos pagos a veces se envían como instrumentos financieros (cheques, cartas de crédito, transferencias de fondos internacionales, etc.) de un país a otro. Si bien el proceso de transacción es complejo y puede implicar a más de dos bancos, es el mercado de Forex el que determina el tipo de cambio utilizado para determinar el importe que se abonará en la cuenta del destinatario. Cuando un país extiende el préstamo a otro país para proyectos de desarrollo, generalmente se abren líneas de crédito a favor de las empresas implicadas en el proyecto. Incluso estos instrumentos se procesan utilizando los tipos de cambio actuales en el mercado de divisas. Asimismo, un país podría haber invertido en los instrumentos de deuda emitidos por otro país (por ejemplo, en notas del tesoro de Estados Unidos). Alternativamente, podría ser una empresa o inversor el que podría invertir en un bono emitido por una empresa que opera en otro país. Cuando el instrumento se libera, el importe final acreditado en moneda nacional se basa en los tipos de cambio que prevalecen en el mercado de Forex.

Cobertura

Cuando un exportador recibe un pedido de otro país, el producto no puede ser enviado inmediatamente. Así, los compradores abren una carta de crédito que garantiza el pago. Según términos del contrato, normalmente el exportador enviaría el producto en 45 a 60 días. Mientras tanto, la moneda nacional podría ganar o perder fuerza contra el dólar. Esto significa que el exportador puede ser consciente o no de la cantidad real que tenía la intención de ganar mientras fijaba el precio para el comprador final. En el peor de los casos, el exportador puede incluso incurrir en pérdidas. Para evitar tales incidentes desfavorables, el exportador puede bloquear el tipo de cambio al formalizar un contrato con el Banco de la transacción, que utilizará el mercado de Forex para cubrir la posición y para salvaguardar sus intereses. La cobertura también se realiza en el mercado de Forex por los inversores que han comprado activos riesgosos fuera de su país de residencia. En particular, cuando aumentan las tensiones políticas entre 2 países (Estados Unidos y Corea del Norte, por ejemplo), los inversores buscarán activos de refugio seguro como el yen japonés y el franco suizo. Sin un mercado de divisas, esas transacciones son difíciles de realizar en un corto período de tiempo.

Control de la inflación

En general, los bancos centrales que operan bajo un gobierno estable tienen grandes cantidades de monedas de reserva (euro, dólar estadounidense, libra esterlina, yen japonés, franco suizo, renminbi chino) como parte de sus reservas de divisas. Las reservas se utilizan para mantener la estabilidad de la economía. Cuando la economía de un país comienza a aplanarse, el Banco Central reducirá los tipos de interés. Eso reducirá el atractivo de la moneda doméstica para los inversores extranjeros. Los bancos centrales también intervendrán (venderán la moneda nacional y comprarán la moneda de reserva) en el mercado de divisas si es necesario para asegurar que la moneda nacional siga débil. Una moneda nacional débil hará que las exportaciones sean más competitivas. Además, un aumento de la liquidez unido a bajos tipos de interés estimulará el gasto. Eso llevará a un crecimiento económico. Una vez que la presión inflacionaria comienza a aumentar, el Banco Central subirá los tipos de interés de referencia. Eso aumentará el atractivo de la divisa doméstica para los inversores extranjeros. Si es necesario, el Banco Central intervendrá (comprará la moneda nacional y venderá la moneda de reserva) en el mercado Forex y asegurará que la moneda nacional siga estando fuerte. A medida que se contrae la liquidez, las empresas y los particulares se lo pensarán 2 veces antes de gastar. Eso evitará un sobrecalentamiento de la economía. De este modo, los bancos centrales pueden usar el mercado de Forex para fortalecer o debilitar la moneda nacional, según sea necesario, y asegurar un funcionamiento fluido de la economía. La economía mundial se paralizaría sin el mercado de Forex, ya que no habría un mecanismo adecuado para determinar el tipo de cambio de las diferentes divisas. Y eso resultaría en una manipulación a gran escala de los tipos de cambio por parte de algunos países, lo que provocaría enormes desequilibrios en la economía mundial.