Progreso del capítulo:

Un bucket shop es una casa de apuestas, con el propio bucket shop actuando como corredor. En un bucket shop el cliente coloca una apuesta en los precios del mercado de valores, pero lo hace sin comprar o vender dicho título bajo un tipo de cambio establecido. El bucket shop apuesta contra el consumidor.  

Los bucket shops no son brokers, cuyo trabajo es poner en contacto a vendedor y comprador. Los bucket shops hacen dinero con las comisiones y, también, cuando los precios van en contra del cliente. En el pasado del sector bursátil, el bucket shop podía tener una larga posición en los títulos en los que está apostando el cliente y, por lo tanto, podrían mover el mercado contra dicho cliente.

Los bucket shops ofrecen servicios de préstamo marginal. En el pasado, también, las bucket shops que trabajaban en el mercado bursátil no ofrecían órdenes stop-loss, por lo que una posición perdedora podía resultar en la pérdida completa de todo el capital. Un bucket shop puede contar también con las características de un cuarto de calderas, en el sentido de que sería un establecimiento que utiliza tácticas de venta bajo mucha presión seducir a los inversores a que entren en ciertos títulos. Normalmente, una sala de calderas "bombea" los títulos con falsas historias sobre negocios subyacentes para, así, crear una demanda por dicho título (habiéndolo comprado previamente bajo su propio nombre). Una vez dicho título alcanza un máximo, "desinflan" su propia posición para buscar un beneficio. Las transacciones de bucket shop rara vez se ejecutaban en una bolsa, pero en caso de que el operador del bucket shop también trabajase como broker y colocase la orden del cliente en el mercado bursátil, abriría una posición contraria al mismo tiempo para, así, no tener ningún tipo de riesgo.

Una pequeña historia

La razón para acudir al contexto histórico es que los bucket shops tienen un largo y variopinto historial; de hecho, hasta la aparición del mercado minorista en Forex, los bucket shops fueron ilegales durante décadas e, incluso, durante siglos. Los británicos trataron de acabar con los bucket shops, a las cuales conocían como "stock jobbers", ya en 1734. En EEUU, alrededor de 1860, luego de que el teletipo fuese inventado, las bucket shops comenzaron a aparecer en las ciudades norteamericanas, donde una persona normal podía apostar en el mercado sin poseer acción alguna; en aquella época las comisiones de corretaje era muy altas y podían llegar hasta los cientos de dólares, cuando el salario medio era ese más o menos. Debido a que las apuestas nunca fueron colocadas como transacciones reales en bolsa alguna, no afectan a los precios verdaderos, igual que las apuestas sin licencia. Los bucket shops fueron ilegalizadas en los Estados Unidos alrededor de 1905, cuando un caso judicial afirmó que las bolsas podían privar a los bucket shops de información por teletipo.

El concepto de la información en esta ilegalización de los bucket shops en EEUU es un punto clave. Volviendo al Forex, sabemos que la información del precio cambia a cada fracción de segundo y que cada cambio puede representar cambios de 100.000 dólares o incluso de 10 millones; aún sin saberlo a ciencia cierta. A día de hoy, los brokers de Forex que actúan como operadores de bucket shops (sin colocar tu orden en entidad alguna) están, al mismo tiempo, tomando la posición contraria, igual que hace un corredor de apuestas.

Distinguir a los bucket shops

¿Cómo distinguir a un creador de mercado, que también puede tomar la posición contraria a la tuya por su propio beneficio, de una bucket shop? No puedes. Al fin y al cabo, los traders de Forex profesionales que trabajan en bancos son también creadores de mercado, en el sentido de que deben dar un precio de oferta/demanda por cada petición. Si los profesionales no quieren una parte del trade, pueden inclinar una parte de la oferta-demanda para que otro banco ofrezca un mejor precio al consumidor. Un cliente ahorrador de un banco que está viendo precios de oferta-demanda de muchos bancos puede deducir la posición que tiene el banco y, por lo tanto, si es un comprador o un vendedor. No obstante, en el mercado minorista de Forex, los creadores de mercado ya han añadido/sustraído sus puntos de beneficio del mercado interbancario, por lo que el usuario tendría que deducir dos grupos de preferencias. Desde un punto de vista estadístico, es casi imposible el llegar a esa deducción. Podría llegar a parecer que el bucket shop secreto tiene mejores precios para la introducción de una posición. Pero aquí la cuestión es si tiene mejores precios para salir de la posición.

Por ello, una de las formas para detectar si tus órdenes están siendo completadas en el mercado real es echar un vistazo a los precios de tu bróker, comparándolos luego con potentes fuentes de información como Reuters o Bloomberg. Puedes conseguir dicha información en sus webs con un retraso de entre 10 o 15 minutos. Cuando salen datos relevantes a la luz y EUR/USD se mueve 50 puntos en diez minutos, lo que quieres es que los precios de tu broker se muevan de igual forma, quieres realizar un trade bajo esos mismos precios. Si tu broker tiene restricciones a que operes en dichos puntos críticos o rechaza el entregarte en efectivo tus beneficios, hay posibilidades de que sea un bucket shop. El problema de esta técnica es que los vendedores de datos son vendedores. Lo que puedes ver gratis en la web de un vendedor de datos puede retrararse no ya los diez minutos anunciados, sino siete, trece, o cualquier otra cantidad. Puede contener errores. Siendo justos, lo que hacen Reuters y Bloomberg es nombrar el tiempo exacto (al minuto) de sus cotizaciones gratis. La alternativa es pagar por una versión viva y en tiempo interbancario real de un fuente de datos, con el que podrás comparar los precios del broker.

Un gran vendedor de este mercado es eSignal, que combina cotizaciones de muchos minoristas de Forex a un coste de unos 100 o 200 dólares al mes (a fecha de mediados de 2016). Muchos nuevos servicios que afirman ofrecer datos en tiempo real han llegado al mercado últimamente, también otros que claman ofrecer precios interbancarios reales; pero esto no es lo que tú estás buscando, dado que los participantes minoristas de Forex no pueden invertir en el mercado interbancario. Aun así, los datos pueden ser muy útiles para comparar los precios de tu broker y descubrir cualquier tipo de discrepancia o sesgo.

Ya que los bucket shops no son legales en los EEUU, estás a salvo en caso de que escojas trabajar con un broker de dicho país, pero luego tendrás que sufrir otros inconvenientes a la hora de negociar con ellos. Si escoges a un broker de otro país, serás vulnerable a engaños en los que te ofrecerán grandes ganancias. Hasta donde tú sabes, tu "broker" es una persona con las características de un corredor de apuestas basado en el sótano de su madre en Yokohama, Minsk o Panama City.

Ese es, de hecho, el principal problema de los bucket shops en Forex: que querrás saber antes de tiempo que la ley y los juzgados en la jurisdicción correspondiente harán cumplir las deudas por "juego" y "apuestas". Técnicamente, se hacen cumplir en Panamá, pero no en Toronto o en Japón. En muchos lugares, solo el estado puede ofrecer servicios de apuestas.

Encuesta:

1. Un bucket shop

2. Un bucket shop es

3. Los brokers regulados de los EEUU nunca son bucket shops.

4. La única forma de saber si una compañía que se hace llamar broker es, en realidad, un bucket shop, es

Hecho

© 2005–2019

EarnForex.com

Design — Mart Studio

Forex trading bears intrinsic risks of loss. You must understand that Forex trading, while potentially profitable, can make you lose your money. Never trade with the money that you cannot afford to lose! Trading with leverage can wipe your account even faster.

CFDs are leveraged products and as such loses may be more than the initial invested capital. Trading in CFDs carry a high level of risk thus may not be appropriate for all investors.