¿Por qué los traders de Forex deberían estar al día de los acontecimientos actuales?

Es fácil para los traders de Forex centrarse en los movimientos de los pares de divisas, invirtiendo sólo en función de ellos.

Pero esto supondría perderse una gran fuente, particularmente para predecir tendencias a largo plazo. La realidad es que las fluctuaciones en el mercado de divisas están ligadas inexorablemente a los acontecimientos actuales. ¿Por qué? Porque el valor de una divisa puede verse como una valoración relativa del precio de una economía nacional.

En términos generales, las divisas crecen más fuertemente a medida que aumenta la confianza en la economía de su país. Y las divisas se debilitan en una crisis económica. Y la economía se ve afectada por todo tipo de factores, desde la política económica directa hasta la interrupción tecnológica y el cambio social.

Echemos un vistazo a algunos de los eventos más comunes y significativos a los que los traders de Forex deben prestar atención y veamos por qué.

Política económica

Los eventos más obvios a los que los traders de Forex deben prestar atención son los cambios en la política económica. Un ejemplo reciente fue la reducción prevista del programa de flexibilización cuantitativa (QE) de Estados Unidos.

Aunque una reducción de la QE muestra una creciente confianza federal en la fortaleza de la economía, introduce incertidumbre, al desviarse de una política que ha sido estable durante cinco años. Una reducción de la flexibilización muy rápida también corre el riesgo de llevar a hiperinflación. A pesar de que la mayoría de los expertos pensaba que el anuncio de la Reserva Federal sobre la reducción del estímulo llevaría a una carrera alcista, el dólar se debilitó, cayendo a un mínimo de dos semanas contra el yen. Tan pronto como la Fed anunció que continuaría con la QE al mismo nivel, el dólar subió.

Por el contrario, la libra se fortaleció debido a una nota filtrada del Banco de Inglaterra que mostró que no era necesario ningún estímulo adicional, reflejando la confianza en una recuperación vacilante y que la QE debía mantenerse al mismo nivel, lo que no generó ninguna incertidumbre nueva.

Elecciones

Naturalmente, a menos que no haya consenso multipartidista, con cantidades de candidatos conocidas, las elecciones son períodos de tremenda certidumbre económica.

En primer lugar, las elecciones son importantes debido a la posibilidad de un cambio en la política económica, monetaria y fiscal de un país. Incluso un banco central independiente, como el Banco de Inglaterra, se verá influenciado por el gobierno del momento.

En segundo lugar, los mercados pueden verse influenciados por la confianza general mostrada en las capacidades económicas de un nuevo líder y/o canciller. Particularmente importante es si el líder potencial no ha estado en el poder antes, lo que significa que sus capacidades reales son desconocidas.

El estatus de Alemania como eje de la eurozona significa que sus elecciones son un punto particular de preocupación para los traders de Forex. Si la opinión pública se hubiese inclinado hacia algún partido que sea anti-UE, las cosas podrían ser muy diferentes.

Guerra

No hace falta decir que nada afecta más a una economía y, por lo tanto, a su moneda, que una guerra. Aunque hay ejemplos de guerras que afectaron positivamente al crecimiento económico (la Segunda Guerra Mundial sacó a Estados Unidos de la Gran Depresión gracias al surgimiento del complejo militar-industrial), el efecto es generalmente perjudicial por razones obvias. La pérdida de vidas y de recursos, la incertidumbre social y económica y la necesidad de reequipamiento de la economía generan el caos en una nación, su moneda, inversores, socios comerciales y competidores.

Como participante relativamente pequeño en el mercado del petróleo, la crisis actual de Siria — y la perspectiva de una acción militar — está teniendo menos efecto en los mercados de divisas de lo que cabría esperar. La incertidumbre general ha enviado a muchos inversores a divisas de "refugio seguro", como la libra esterlina, particularmente atractiva después de la decisión de Gran Bretaña de descartar la acción militar, y otros países productores de petróleo como Canadá están pareciendo fuertes, pero hasta ahora el efecto es mínimo.

Sin embargo, el conflicto en Oriente Medio normalmente traspasa las fronteras nacionales, y eso significa precios del petróleo volátiles, una de las mayores causas del cambio económico. Si la situación se agravara, la crisis de Siria podría tener un impacto muy significativo.

Desastres naturales

Como en el caso de la guerra, los desastres naturales tienen un enorme efecto económico y, como consecuencia, en la moneda.

La respuesta esperada del mercado es un debilitamiento de la moneda a medida que los traders anticipan el coste de la reconstrucción, junto con la pérdida de bienes, vidas y empleos, tal como sucedió con el dólar después del huracán Katrina. Pero esto no siempre es predecible.

Por ejemplo, el efecto inicial del escape del reactor de Fukushima en 2011 en realidad resultó en un fortalecimiento del yen. Esto se debió a la repatriación de las inversiones de los inversores locales nerviosos, quienes trajeron el dinero de nuevo al país. También se especulaba que el fortalecimiento podría deberse a las grandes empresas de seguros japonesas que intercambiaban sus tenencias en divisas extranjeras por yenes para cubrir el coste de arreglas la crisis.

Ventaja competitiva

Todos estos eventos afectan a los mercados de divisas y deben tenerse en cuenta a la hora de tomar decisiones de inversión. Como se puede ver en los ejemplos de arriba, el efecto no siempre es predecible, lo que sólo refuerza el caso de estar muy al día de los eventos actuales.

Es importante recordar que toda esta información está a disposición pública en los principales medios de comunicación y financieros y por lo tanto es tan accesible para sus competidores como para usted. Así, vigilar los asuntos mundiales es como negar una ventaja competitiva, a medida que está ganando una.

Y en un mundo de noticias y actualizaciones en tiempo real, no basta con estar al día de los asuntos actuales, sino que también hay que mantener el ritmo.