El Maestro De Trading

Cuando estudié los principios de la inversión en la universidad, me enseñaron que el precio de una acción refleja el valor de la empresa. Con el análisis fundamental, hay muchos métodos de analizar los estados financieros de las empresas para determinar si una acción es una buena o mala inversión. Puede realizar el análisis horizontal y vertical de los estados anuales homogeneizados, que son sólo términos extraños para comparar números. Usted puede calcular ciertos ratios financieros para obtener una mejor comprensión de la liquidez de una empresa, la gestión del capital, su capacidad para permanecer en el negocio en el largo plazo, y su rentabilidad.

Apliqué estos conceptos cuando empecé el trading en el mercado de valores. Pronto me di cuenta de que si quería negociar acciones en un plazo de menos de tres meses, las decisiones basadas en este análisis no eran útiles. Yo no quería comprar acciones sólo para recibir dividendos. Quería cambiar acciones parar ganar el capital.

Yo no estaba satisfecho con mi conocimiento, con las herramientas y los métodos que tenía que operar en los mercados. Con mi deseo de negociar en un plazo inferior a tres meses y mi creencia de que las emociones tienen un gran impacto sobre el trading, empecé a buscar otros enfoques de la compra y venta de acciones.

Volví a uno de mis libros de texto en la universidad. Quería saber la otra manera de analizar los mercados. Del pasaje que leí, aprendí que uno puede analizar los mercados en una de dos maneras: el análisis fundamental y el análisis técnico.

Un día me encontré con una publicidad en el periódico sobre un seminario de trading. Al leer a través del anuncio ví las palabras: el análisis técnico. Un operador experto iba a hablar sobre el tema que exactamente estaba interesado en el aprendizaje. Fue un seminario gratuito y todo el mundo era bienvenido a venir. Así que llamé a un amigo mío y me preguntó si estaría interesado en asistirme a este seminario de comercio. Él era.

El seminario fue organizado por los cursos de trading: cursos para instruir a la gente sobre cómo hacer trading en la bolsa de valores. Al llegar, nos llevaron a una habitación pequeña. Había cerca de treinta personas. Al parecer el portavoz era un comerciante veterano que escribió dos libros sobre el trading. Vamos a llamarlo Bauer para el propósito de este artículo. Bauer tuvo una presencia muy fuerte. Era un hombre corpulento, alto con una cabeza bien afeitada.

Yo estaba en el asiento de primera fila tratando de escuchar y entender cada palabra de este hombre. Fueron sus enseñanzas que sembraron las semillas de aquellos finalmente yo crecí como el operador en los últimos años. Muchas veces, he oído su voz en mi cabeza, que me recordaba a las lecciones que aprendió de sus libros y las lecciones que aprendí de él ese día. Voy a tratar de enumerar las lecciones que aprendí de este hombre para ayudar a Usted así como me ayudó.

Este hombre tenía mi atención desde el primer momento. «La bolsa de valores es un juego en el que las personas tratan de robar el dinero de otras personas. Es el objetivo del juego y es legal», comenzó. Me preguntaba que los profesionales de Wall Street habrían pensado en aquella declaración si ellos lo oyeron. Sonreí. Me gustaba ya.

Y continuó: «Si Usted va a unirse a este juego, básicamente está dado un permiso para robar el dinero de otras personas y, a cambio, también está de acuerdo con que roban su dinero. Algunas de las personas más brillantes del mundo van a jugarse con Usted. Por lo tanto, si va a la guerra para luchar contra un enemigo con armas verdaderas, es mejor asegurarse de que no vayas allí con una pistola de plástico».

Dijo que la gente se apresura a los mercados para perder su dinero. Sonaba ridículo, pero supongo que era la única conclusión que se puede sacar del hecho de que la mayoría de las personas comienzan a hacer trading sin preparación y educación suficientes. Por supuesto, la mayoría de nosotros no invertimos con la esperanza de perder nuestro dinero; sin embargo, esto es lo que hacemos cuando hacemos trading sin alguna preparación adecuada.

«Simplemente no pueden esperar a perder su dinero. No se molestan en aprender primeramente sobre el mercado. Creen que es fácil. La mayoría de las personas saben que necesitan una capacitación antes de poder pilotar un avión o realizar una cirugía, pero no sé por qué piensan que es fácil de hacer trading», exclamó. Era muy emocional al respecto.

«El comercio es duro», declaró. Sólo un 5% de las personas saben como hacerlo rentable. Y así, la probabilidad de encontrar a alguien que sabe lo que están haciendo es muy, muy pequeño. «No confíes totalmente en el consejo de sus corredores, sus gestores de fondos o quien sea. Su mejor esperanza de éxito es educarse a sí mismo. Lo antes lo haga, lo mejor se irá».

«Cuando se trata de comprar y vender acciones, no hay tal cosa como la inversión. Lo que la gente normalmente se refiere como invertir para mí significa trading a largo plazo». Cuando las personas se aferran a sus inversiones durante cinco o más años, con la intención de vender más tarde, entonces lo único que hacen es el trading: sólo con un marco de tiempo más largo.

«No compren acciones sólo para recibir los pagos de dividendos. Le ofrecen una recompensa miserable», dijo. «Hagan Ustedes el trading sólo con el propósito de hacer dinero de las ganancias de capital. Comprar barato, vender caro y así es como se debe hacer su beneficio».

En ese momento, yo estaba vacilando entre los conceptos de trading a corto plazo o largo plazo. Yo no sabía si me estaba tomando el enfoque correcto al tratar de hacer ganancias a corto plazo. Hizo su postura sobre el tema con fuerza.

Nos preguntó si sabíamos qué impulsa a los precios hacia arriba o hacia abajo. Recordando lo que decía mi profesor en la universidad, me respondió, «el precio se mueve hacia arriba y hacia abajo cerca del valor intrínseco de la acción».

Volvió su atención hacia mí y me preguntó: «¿Con qué acción hace Usted su trading?»

«XYZ (he cambiado el nombre para el propósito de este artículo)», me respondió muy contento. Tal vez podría sacar un consejo o dos de él sobre el stock.

«¿Sabes cuál es el valor intrínseco de la Compañía XYZ?», preguntó.

Asentí con la cabeza hacia un lado y murmuró: «no».

«Voy a decirle que es el valor de XYZ: es cero!» él ladró.

Yo estaba sorprendido por su respuesta. ¿Zero? Entonces, ¿ para qué pagamos dinero al comprar una acción? Pensé. Luego se aclaró.

«El precio no es más que una percepción — es la percepción de la gente sobre lo que, como creen, es la cotización de un valor».

«La clave del éxito en el trading es la psicología», continuó. ¿Psicología? Pensé. ¿Cómo psicología se involucra en esto? «El mercado de valores es como una encuesta de opinión. Es una medida de lo que la gente piensa que va a pasar. Si ellos piensan que el precio va a subir, podrás ver en la tabla un movimiento hacia arriba porque hay más compradores y los vendedores aumentan su precio porque unos de los compradores están dispuestos a comprar a precios más altos», explicó.

A continuación, utilizó un ejemplo para explicar el comportamiento de un operador típico cuando hace trading sin sistema. Cuando lo explicó, me di cuenta de mi propio comportamiento en su demostración.

Todo esto fue una revelación para mí. Cuando me iba a comprar y vender acciones me preguntaba qué tipo de personas estaban en el otro lado del trading, porque colectivamente, eran bastante inteligentes. Ahora lo sé. La gente como Bauer estaba en el otro lado de mis transacciones, haciendo exactamente lo contrario de lo que estaba haciendo, usando los métodos similares a los que él usaba. Miraban al mercado con una filosofía y un enfoque que estaban completamente ajeno a mí. Los operadores como él, hacían todo el dinero y los operadores como yo se perdían.

Sacudí la cabeza con incredulidad que otra gente veía las cosas de esa manera. Me sentí emocionado al saber que había otra alternativa, otro enfoque en el análisis de mercados.

«Lo que se necesita, es desarrollar su propio sistema de trading». Exclamó a todo el mundo en la habitación. «Sin un sistema de trading, Usted fallará. Se lo garantizo. Este sistema debe ser algo que es adecuado para Usted y Usted solo. Porque incluso si le doy mi sistema de comercio, estoy seguro de que va a dejar de ganar dinero, mi sistema no está diseñado para Usted. Está diseñado para mí. Es por eso que Usted necesita aprender a utilizar las herramientas y adquirir las habilidades necesarias para ser un operador».

Acepté su consejo sin entender totalmente este concepto de hacer un sistema de trading adaptada a la personalidad propia del operador. Se quedaba en mi mente por mucho tiempo. La sabiduría de sus consejos se hizo evidente para mí según aprendió más acerca de la naturaleza de trading.

Bauer dirigió nuestra atención a los gráficos en la pantalla proyectados desde su portátil. Lo único que vi eran líneas, curvas, cajas rectangulares y líneas más onduladas. Las herramientas de un trader profesional: lo que pensaba. Me mostraba las herramientas que mis 'adversarios' en mercado utilizaban para 'golpear' mí de todo el tiempo. Mi corazón se puso latir más rápido que de costumbre. Yo estuve asombrado. Quería esas herramientas.

Le pregunté a Bauer que programa utilizaba para analizar los mercados. Él me lo dijo. También le pregunté cuántos indicadores se utilizan. Yo había leído lo suficiente sobre el análisis técnico para entonces saber que los analistas técnicos utilizan indicadores para analizar los precios de las acciones. Hay muchos indicadores que elegir, así que quería saber cuántos de ellos son utilizados por los operadores profesionales. Comenzó a contar con los dedos. «Siete», dijo.

Creo que mucha gente allí realmente no había leido sobre análisis técnico, pero yo había hecho mis deberes y en ese momento, yo era prácticamente la única persona en diálogo con él, haciéndole preguntas. Yo quería ganar tanto conocimiento y sabiduría que él estaba dispuesto a darme.

Entonces oí una de las lecciones más importantes que he aprendido que minimizó mis pérdidas durante mis primeros años de trading:. «Haga trading tan pequeño que sea casi una pérdida de tiempo. Suponga que el comercio que viene va a ser el primero de los mil de otros que Usted va a hacer en su vida. A pesar de que sus ganancias son menores, sus pérdidas son más pequeñas también. No hay necesidad de apresurarse. No te preocupes por hacerse rico muy rápido».

Sugiere que los novatos como yo, deben negociar con tamaños pequeños. Lo que significa al principio comprar número de acciones reducido. Yo estaba intrigado. No sabía que una persona debe negociar aquel «cambio».

Finalmente, el seminario concluyó. Cogí los folletos entregados por parte del personal. En uno de estos folletos fue el nombre del programa que utilizaba. Con los cursos ofrecidos vendían también el software. No podía permitirme el paquete completo, pero yo sabía que tenía que comprar el mismo software de gráficos que Bauer utilizaba. Decidí aprender todo lo que pude sobre cómo utilizar tablas y gráficos para analizar el mercado. Necesitaba desarrollar mi propio sistema de comercio.

En cuanto a mi amigo, me dijo que tenía un préstamo de coche para atender en primer lugar. Iba a echar un vistazo al trading de acciones más tarde al tener un poco más dinero de reserva.

Un par de días más tarde, recibí una llamada del organizador del seminario, diciéndome que a partir de las preguntas que yo había hecho aquella noche, yo era el tipo de persona que más podía beneficiarse de su paquete de la educación. Bauer fue pedido a demonstrar la necesidad de la educación comercial porque hacía trading en los mercados. En el proceso, estaba vendiendo los cursos bién. Bauer parecía bien informado y experimentado. Ha iluminado a mí y probablemente a otras personas en aquella sala de lo mucho que había que aprender. Yo fue vendido. No podía permitirme el lujo de los cursos a la vez, pero yo los quería tanto que le pregunté a la persona de las ventas en el otro lado de la línea si yo podría trabajar para ellos a cambio de los cursos.

No logré, pero me compré el software de un distribuidor distinto a un precio más barato. También compré dos libros de Bauer. Me imaginé que podía adquirir las habilidades y la sabiduría a través de la autoeducación. Aprendí mucho de esos dos libros y del software. Tener la oportunidad de asistir en aquelseminario fue un «regalo del cielo», en lo que a mí respecta. Estés donde estés, Bauer, se lo agradezco. Usted — y otros como Usted — me han hecho reconocer el valor de la transmisión de conocimientos y experiencia para que otros lo sigan.